Haz de tu casa un sitio ecológico y saludable

Haz de tu casa un sitio ecológico y saludable

En muchas ocasiones nos quejamos de la contaminación que hay en las calles, del daño que hacen las grandes empresas al medio ambiente, de la suciedad de una ciudad y de muchas cuestiones que están fuera de nuestro ámbito. Pero… ¿alguna vez has pensado que puedes hacer tú para tener una casa sostenible y ecológica? Pues muchas cosas, aunque en ocasiones no lo hacemos, bien por falta de interés y otras por falta de información. Además, si tienes hijos, serás su referente, por lo que aprenderán viendo lo que haces e imitándolo. Aquí te dejamos algunos aspectos.

La separación de basura sigue siendo el gesto más ecológico que se puede hacer desde casa, pero el que menos hacemos. Desde pequeños es bueno que los niños aprendan a separar los residuos para que se puedan reciclar. Hay que enseñar (y hacer) qué se tira en cada cubo y por qué se debe hacer así.

Hay muchos productos que se pueden usar varias veces para proteger la naturaleza. Por ejemplo, utiliza servilletas de tela en lugar de servilletas de papel. La idea es usar productos que se puedan reutilizar.

Un gesto tan simple como el de apagar las luces puede ayudar a la naturaleza, y a nuestro bolsillo. No nos damos cuenta de la cantidad de veces que encendemos la luz de una habitación que no ocupamos. Acostumbra a tus hijos a apagar la luz y cuando te marches de casa comprueba que todo está apagado. Lo mismo pasa con los aparatos eléctricos. Recuerda que los aparatos que están apagados pero siguen enchufados consumen energía, por lo que es importante desenchufarlos.

Tanto para la calefacción como para el aire acondicionado es necesario utilizar un termostato. El consumo de energía de la calefacción baja cuando reduces en un solo grado la temperatura, y lo mismo ocurre si aumentas la temperatura un grado en el aire acondicionado.

Productos ecológicos

Los productos ecológicos cuidan el medio ambiente porque en su producción no se utilizan fertilizantes ni otros productos contaminantes. Ahora bien, reconozco que son más caros que los otros, ojalá podamos llegar a un acuerdo para que su precio no sea tan elevado.

El agua es nuestro bien más preciado. Y aunque ahora que parezca que tenemos un montón por las últimas lluvias, hay que ser responsables con su consumo. Recuerda que cuando no utilices el agua, cierra el grifo y controla que no existan fugas. Además hay que tener en cuenta que esa agua fría que sale antes de darnos una ducha se podría emplear en otros aspectos. Por ejemplo, una idea. Recoge esa agua con un barreñón y úsalo para regar las plantas o para tirarlo por la taza del wáter en vez de usar la cisterna.

Cada vez son más los supermercados que venden las bolsas de plástico para evitar su uso y fomentar el reciclado. Llévate tus propias bolsas al supermercado y podrás utilizarlas varias veces. Hay que tomar ejemplo de Navarra. A partir del 1 de enero de 2020 las bolsas de plástico, las cápsulas de café y otros productos envasados en monodosis, y las vajillas de plástico desechables serán historia en Navarra. Así lo establece la Ley Foral de Residuos y su Fiscalidad aprobada por el pleno del Parlamento de Navarra. Esta ley pionera en España que supone un giro radical en la gestión de los residuos.

Segunda oportunidad

Antes de tirar ropa, libros o juguetes, piensa si puedes darles una segunda oportunidad para evitar gastar y comprar todo nuevo. Ahorrarás dinero y protegerás la naturaleza.

Cuando tengas que amueblar tu habitación hazlo con empresas que se preocupen del medio ambiente. Una de ellas es Dismobel, que además de ser un referente en el sector retiran tus muebles viejos, cuando les haces un pedido. ¿Qué hacen luego? Pues todos los muebles viejos que retiran los entregan  a empresas especializadas en reciclaje de mobiliario siguiendo su protocolo de Gestión sostenible, de esta forma somos respetuosos con el medio ambiente. Pequeños detalles que suman.

Ya has visto que hasta en la compra de unos muebles puedes pensar en el medio ambiente, hoy solo te hemos contado algunos trucos para ser sostenible desde tu propio hogar, otro día hablaremos de cómo hacerlo cuando sales a la calle o cuando estás en tu puesto de trabajo. Entre todos lo vamos a conseguir. Hay que dejar un planeta mejor a nuestros hijos.