Una buena residencia para nuestro mejor amigo

Una buena residencia para nuestro mejor amigo

Cuando para una familia como la nuestra la mascota es uno más, llevarle a una residencia canina es complicado porque sólo lo hacemos cuando es de confianza y sabemos, a ciencia cierta, que va a estar como en casa.

Nosotros, buscamos una buena residencia canina en las cercanías de Madrid Sur. Estuvimos buscando muchas y al final terminamos eligiendo a la Residencia Canina Carpe Diem. Las referencias que teníamos eran inmejorables y además está situada bastante cerca de Esquivias, un pueblo que está próximo a Aranjuez, donde residimos.

Al contar con unas instalaciones modernas y un personal especializado, nos animamos a dejarlo durante unos días, pues teníamos que volar al extranjero y a la vuelta, lo teníamos en las mejores condiciones limpito y contento de vernos. Muy recomendable.

Sus responsables muy majos, nos contaron que a muchas personas que tienen mascotas, les pasa como a nosotros cuando les llamamos, que se tienen que ausentar del hogar por irse de vacaciones o ir a una boda por ejemplo y pese a que querrían llevarse a su perro con ellos, muchas veces esto es imposible, por lo que una opción inmejorable es dejarlo en una residencia de mascotas.

Si lo que quieres es dejar a tu perro como hicimos nosotros en una residencia canina, hay que estar convenientemente informado y dejarlo en profesionales de confianza. Muchos duelos suelen ser reacios a una alternativa así, pues piensan que una residencia de este tipo es parecida a una cárcel para mascotas y a lo mejor sus mascotas pueden pasarlo mal si lo llevan ahí.

Realmente existen muchos tipos de residencias para perros, por lo que tú lo que debes hacer es elegir como hicimos nosotros una de confianza, que te parezca adecuada para tu mascota y que te de tranquilidad porque estará bien cuidado.

Para echaros una mano con este tema, os voy a dar una serie de consejos.

La importancia del núcleo zoológico.

Esta es un aspecto vital y debes fijarte en él cuando busques una residencia para tu mascota. Esto se trata de una licencia de carácter obligatorio que deben tener las residencias caninas para asegurar que el negocio es legal. La licencia la otorga el departamento de Bienestar y Salud animal de las comunidad autónomas de vuestro país y sirve para dar garantías de que las instalaciones de las que se compone la residencia son las más adecuadas para los animales. Existen en algunas comunidades, donde las residencias llegan incluso a inspeccionarlas los veterinarios.

Las instalaciones tienen que estar en buen estado

Debes visitar la residencia para ver sus instalaciones y así tener la debida constancia de que todo está en correcto estado para que tu perro esté casi como en casa. Uno de los puntos clave es la ventilación, ya que los lugares donde estén los animales deberán estar correctamente ventilados de tal forma que puedan evitarse algunas enfermedades por estar hacinados los animales.

Sea la estación que sea, tanto en invierno como verano, las instalaciones deben tener un clima adecuado con aire acondicionado o calefacción cuando las condiciones a nivel climatológico sean extremas. El centro tendrá que contar con un espacio al aire libre de buen tamaño, así los perros pueden salir a hacer ejercicio todos los días. Esto es vital.

Las jaulas deberán tener buen espacio

Al menos deben contar con 6 metros cuadrados de tamaño y tendrán que estar en unas condiciones higiénicas óptimas, estando acomodadas para que el perro puede estar confortable. Obviamente, tienen que ser individuales, pues no es adecuado poner a dos perros juntos en una, a no ser que los dueños lleven a sus dos perros juntos.

Esto se hace para evitar peleas o daños que se pudieran realizar entre ellos. Algo importante es que las jaulas cuenten con techo y sombra para estar a resguardo de las posibles inclemencias meteorológicas.

Seguro que después de estas recomendaciones ya tienes algo más claras las bonanzas de una buena residencia canina como la Carpe Diem donde llevamos a nuestro cocker. Seguro que siguiendo los sencillos consejos que os hemos expuesto, tendréis asegurado que vuestro perro lo pasa estupendamente mientras vosotros os vais unos días a los asuntos que tengáis que hacer tranquilamente y con la confianza de saber que está en buenas manos.