Diferencias entre alimentos ecológicos y los que no lo son

Diferencias entre alimentos ecológicos y los que no lo son

Siglo XXI, año 2019 (no sé a vosotros pero a mí me suena hasta futurista cuando lo digo) y por fin, tras muchos años de negación, gran parte de la sociedad y numerosos expertos apuestan por los alimentos ecológicos. Ya era hora ¿no? Hay quien dice que es una moda, y probablemente sea así, pero mientras la gente se conciencie a mí eso me da igual. Ahora bien, ¿conocemos realmente la diferencia entre unos alimentos y otros? ¿Qué beneficios nos aportan los alimentos ecológicos? ¿De verdad contienen más nutrientes?

Estas y muchas otras preguntas son las que nos hacemos a diario muchos de nosotros, más que nada porque la mayoría buscamos información en Internet, ese magnífico cajón desastre donde todos podemos opinar, expertos y los que no lo son, y como no filtres muy bien la información que obtienes leyendo artículos online, es posible que te comas con patatas cosas inventadas, irreales y que han publicado cuatro aficionados a los blogs que no tienen ni idea de nada. Así que la pregunta de verdad es ¿qué información es veraz y cual no lo es?

Valores Nutricionales

Vamos a empezar por lo básico, los valores nutricionales. Si bien no es lo único importante, puede que sea en lo que más se fijaría una madre o un padre para dar de comer a sus hijos ¿no? Pues la web ecoagricultor.com, con estudios contrastados que son los que de verdad importan, nos ofrece datos bastante claros.

Mientras que las alubias de cultivo tradicional contienen un porcentaje de 15´5meq de calcio  por cada 100 gramos de productos, 14´8 de magnesio y 10 de hierro, las alubias de cultivo ecológico nos aportan un 40´5 de calcio, 60 de magnesio y 227 de hierro. La diferencia es notoria ¿verdad? Veamos un par de ejemplos más:

  • Tomates
    • Cultivo convencional: Calcio 4´5, Magnesio, 4´5, Hierro 1.
    • Cultivo ecológico: Calcio 23, Magnesio 59´2, Hierro 1938.
  • Lechugas
    • Cultivo convencional: Calcio 16, Magnesio 13´1, Hierro 9.
    • Cultivo ecológico: Calcio 71, Magnesio 49´3, Hierro 516.

Lo triste es que esto se sabe desde hace muchos años, pero la sociedad no tenía constancia de ello. En un estudio realizado en Nueva Zelanda en 1940 se demostró que después de dos años de alimentación ecológica en el comedor escolar, la salud dental de los niños era mejor que la del resto de pequeños de otros colegios, tenían mayor resistencia a las fracturas óseas y menos incidencia de resfriados. ¿Interesante verdad? De eso hace 80 años, y nosotros en la inopia.

No obstante cabe destacar que hay estudios a favor y en contra, (no vamos a hablar aquí solo de los que nos interesa). En 2014, la revista British Journal of Nutrition publicó un artículo en 2014 sobre los últimos análisis realizados a los alimentos ecológicos en el que se demostraba, con datos, que los alimentos ecológicos contienen mayores concentraciones de antioxidantes que los convencionales al tiempo que tienen menso niveles de metales pesados tóxicos como el cadmio. Sin embargo, The American Journal of Clinical Nutrition publicó en 2009 una revisión basada en los estudios existentes sobre este tema desde 1958 en el que se concluía que no hay evidencia clara de que existan diferencias en la calidad de los nutrientes entre los alimentos convencionales y los ecológicos.

En otra extensa revisión publicada en 2012 y realizada por investigadores de la Universidad de Stanford, los expertos llegaban a la misma conclusión, aunque puntualizaban que quizás sí se reduce la exposición a los residuos de pesticidas.

Conclusión: el debate sigue abierto y entra en juego la opinión de cada uno. La mía es que lo ecológico siempre será mejor, en todos los sentidos.

Lo triste, es que muchas personas, por falta de tiempo, deciden comprar alimentos ultraprocesados frente a productos ecológicos a pesar de que les gustaría alimentarse con ellos y por eso hay una especie de lucha con las grandes empresas productoras para que saquen al mercado alimentos que sean, cada vez, más ecológicos a pesar de estar procesados. En España hay pocos ejemplos al respecto pero ya hay empresas que empiezan a sacar este tipo de productos al mercado, como Hida, que ya cuenta con tomate frito ecológico, pisto ecológico, y tomate frito con pimiento asado ecológico. O también, Natursoy, empresa que vende multitud de productos a nivel online.

A este tipo de alimentos se les conoce como ecológicos elaborados, y tal vez sean la respuesta a los problemas del tiempo para cocinar en muchos hogares.