La juventud se incorpora, cada vez más, al medio rural

La juventud se incorpora, cada vez más, al medio rural

En estos años en que muchos jóvenes se están planteando cómo va a ser su futuro laboral o personas ya integradas en el mundo laboral, pero que ven con una buena dosis de incertidumbre su futuro laboral, debemos de girar todos la vista a nuestro alrededor y observar las crecientes oportunidades de empleo y el gran potencial que puede haber en todo lo relacionado con el campo y la agricultura, tanto para los jóvenes que se inician y que crean una nueva empresa como para las personas que ya están introducidas en este sector y que pueden ver como con unas estudiadas estrategias de mejora, sus expectativas pueden ir al alza y establecer con éxito su medio de vida en el mundo rural.

Según las estadísticas y el sentir general de la población el campo poco se va quedando vacío, mientras las ciudades crecen y cada vez aglutinan un mayor número de gente, las razones pueden ser muy variadas, pero entre ellas podemos destacar la falta de servicios y la escasa percepción de oportunidades laborales u opciones profesionales que tienen los jóvenes para quedarse en el campo, obteniendo como conclusión las dificultades cada vez más crecientes para lograr el relevo generacional en las empresas agrarias, lo que conlleva el despoblamiento del campo o lo que se ha dado en llamar la España vaciada.

En esta línea van las declaraciones del responsable del Ministerio de agricultura, pesca y alimentación, Luis Planas, al manifestar que ante esta situación difícil y compleja, los jóvenes  tienen mucho que aportar en la modernización y digitalización del campo, así como en las oportunidades de empleo y emprendimiento que ofrece el sector agrario, especialmente en una agricultura, ganadería y silvicultura cada vez más intensivas en conocimiento, más tecnificadas y también más atractivas gracias a las nuevas tecnologías.

Prueba de ello, de este gran salto tecnológico, lo encontramos en los motores y generadores que están especialmente diseñados para regar con la máxima eficacia posible, en un país, el nuestro, cada vez más seco. Así, tras indagar en la red cual sería la mejor solución, la más ecológica y la más efectiva, me encontré con Bonanza motor, una empresa de Albacete dedicada a la fabricación de generadores de gasolina y diésel, así como al montaje, reparación y recambio de motores industriales de los sectores agrícola, industrial y ganadero. Además, en agricultura, su producto estrella son los productos electrógenos, generadores para la agricultura de alta gama y prestaciones, a los que a partir de este año 2019 se le incorpora un dispositivo GPS para tener siempre localizado el equipo y que nos avise de cualquier tipo de movimiento que se produzca sin autorización del propietario, por lo que su control se puede hacer remotamente, actualizando de esta forma los trabajos del campo para hacerlos más atractivos a los más jóvenes.

En los últimos años la agricultura se ha vuelto muy diversa, se cultivan productos que antes se producían en otras áreas del planeta, la forma de producción, empaquetado o envasado han variado, la maquinaria se ha desarrollado a un ritmo tan elevado que necesitamos ponernos al día con profesionales cualificados, las tecnologías agrícolas evolucionan constantemente para ayudar a lograr cada vez una mayor productividad, con una necesidad urgente de gente con la preparación adecuada para trabajar. Para ello, es importante tener en el campo gente profesional y preparada con el fin de desarrollar y poner sus conocimientos al servicio de las explotaciones agrarias. Por eso, relacionadas con este sector existen multitud de opciones para desarrollar y complementar conocimientos, tales como:

  • Máster universitario en ingeniería agronómica.
  • Máster universitario en ingeniería de montes.
  • Grado en Ingeniería agrícola.
  • Grado en ingeniería agroalimentaria.
  • Grado en ingeniería agroambiental.
  • Grado en ingeniería agroalimentaria y agroambiental.
  • Grado en ingeniería agraria y alimentaria.
  • Grado en ingeniería de la hortofruticultura y jardinería.
  • Grado en ingeniería de las explotaciones agropecuarias.
  • Grado en ingeniería forestal.
  • Grado en ingeniería agraria y energética.
  • Grado en ingeniería de ciencias agronómicas.
  • Grado en ingeniería de los recursos energéticos.
  • Grado en ingeniería del medio natural.
  • Grado en tecnología de las industrias agrarias y alimentarias.
  • Grado en ciencia y producción animal.
  • Grado en ciencias agrarias y bioeconomía.
  • Grado en tecnología y gestión alimentaria.
  • Técnico en elaboración de productos alimenticios.
  • Técnico en molinería e industrias cerealistas.
  • Técnico en producción agroecológica.
  • Técnico superior en gestión y organización de empresas agropecuarias.
  • Técnico superior en procesos y calidad en la industria alimentaria.

Otros accesos al medio rural

Los más jóvenes han de comenzar a escapar de las ciudades para volver al medio rural y es que solo aquí podrán ganar en calidad de vida. Además, para todos aquellos que no son tan estudiosos como para ir a la universidad, existen otro tipo de formaciones regladas tales como la formación profesional que son más prácticas y, por tanto, más atractivas. Así, además de ingenieros, en el campo también hacen falta técnicos especialistas en el manejo de maquinaria, así como en el control y supervisión de diferentes procesos, tanto de cultivo como de calidad, por lo que siempre encontraremos una buena salida laboral.