Pueblos que parecen aldeas medievales

Pueblos que parecen aldeas medievales

Si eres un fan de la Edad Media tienes que conocer estos lugares. Son municipios y ciudades donde parece que el tiempo no ha pasado. El reloj se ha detenido. Las manecillas han dejado de moverse y han mantenido la pureza de varios siglos. Tienen un encanto muy especial. Y es que, sin entrar en detalles, lo que sí se puede decir de esta época es que era un momento de la historia donde los pueblos y ciudades parecían sacadas de cuentos.

Por eso, hoy queremos hacer una pequeña guía de los lugares con más encanto medieval que puedes conocer sin moverte de España. Son ideales para hacer una escapada en fin de semana o durante unas vacaciones. En ellas vas a encontrar tranquilidad, pero también un toque de misterio, de leyenda y de inspiración. Nos metemos en una cápsula del tiempo y regresamos a una de las épocas de la historia con más misterio.

Eran unos tiempos donde la contaminación no existía, no había coches ni industrias contaminantes. La típica ciudad medieval estaba construida con calles estrechas, lo justo para que pasaran carros y carretas, y los gremios de artesanos conformaban los barrios. Todo tenía su lugar y todos tenían su rol en torno al vasallaje. Eran calles embarradas, con olores de las especias, quesos y carnes del mercado o de las vías. Incluso con vacas y otros animales corriendo por las calles.

Sigüenza

En la provincia de Guadalajara está el pueblo medieval por excelencia de. Durante la época musulmana, Sigüenza se dedicó a la defensa y podemos observarlo por sus murallas y el castillo. No te pierdas la casa El Dondel, la Plazuela de la Cárcel o la Catedral. La villa conserva el trazado medieval. Es uno de mis lugares favoritos porque lo viven como suyo. Hasta el punto de que durante el mes de julio siempre celebra sus afamadas Jornadas Medievales. Con este ya son 20 los años que Sigüenza traslada a vecinos y visitantes al siglo XIV rememorando los episodios más destacados del destierro de doña Blanca de Borbón. Es curioso como el pueblo se decora todo de forma medieval. En tiendas on line como Eviltailors puedes disponer de ropa clásica, medieval y renacentista para todas las edades.

Tossa de Mar

Este pueblo de Girona es el único ejemplo de poblado medieval fortificado que aún pervive. La muralla se levantó en el siglo XIII, la lástima es que el castillo no permanece y en su lugar se levanta el faro. Os va a encantar caminar por callecitas estrechas. Por allí, durante el auge de Tossa en los siglos XV y XVI, se agrupaban unas 80 casitas y sus microhistorias. Si puedes contratar una visita guiada, es la mejor opción que puedes tener.

Albarracín

En Teruel, tenemos un municipio que parece sacado de un cuento medieval. El Castillo de Albarracín es uno de los más conocidos. El pueblo también conserva todavía la torre del Andador y la disposición original de la villa. Albarracín no perteneció a la Corona de Aragón hasta el siglo XIV.

Peñafiel

Este pueblo enclavado en la Ribera del Duero es conocido por su rica gastronomía, donde destacan los vinos y el lechazo. Eso seguro que lo disfrutaban bien los medievales. Pero lo que  no puedes perderte es el castillo, que vigila la villa desde lo alto, la conocida Plaza del Coso y la Torre del Reloj de la Villa. Cuenta con más de 200 metros de muralla que, al igual que el castillo, están en muy buen estado de conservación. Además, dentro del castillo, hay un museo del vino, así que ya puedes completar la visita.

Barcelona

En la ciudad condal también hay dos pueblos preciosos. Se llaman Rupit y Pruit y son dos villas medievales de la provincia catalana. En el caso de Rupit se enclava a 845 metros de altitud y Pruit a 950 metros. Su situación es muy curiosa porque un río divide el núcleo de Rupit, los bosques lo aíslan y las calles empedradas se elevan menos que los árboles. No puedes irte sin hacerte la foto típica que se hace en el puente colgante de Rupit. Otro imprescindible es el Salto de Sallent. Además, hay un licor muy típico. Seguro que lo bebían los medievales para entrar en calor.

Estos son solo algunos de los ejemplos de pueblos medievales que puedes encontrar en España. Lugares con mucho encanto e historia. Por suerte, todavía se destina dinero para mantenerlos, porque es una joya de la cultura, pero también una importante fuente de ingreso.